En memoria de Larry Tuttle

Escrito por: Dave Tuttle, director financiero (e hijo)

Lawrence “Larry” Tuttle 1930-2020

Norris perdió recientemente a uno de los suyos, Larry Tuttle, quien falleció el 28 de abril de 2020 a la edad de 89 años. Su historia es de dedicación a los jóvenes, las familias, el personal y la misión de Norris. El trabajo de su vida se refleja en las vidas y los logros de su familia, los muchos jóvenes de Norris a los que impactó y aquellos en la comunidad que lo conocieron. Con frecuencia, cuando el ex personal o los jóvenes visitan a Norris para recordar, se menciona a Larry como alguien que marcó una diferencia para ellos.

 

Larry nació en Big Bend, WI y creció en los terrenos de Norris. Su padre, CA Tuttle, era el director de Norris y, como todos los jóvenes que vivían en Norris, Larry pasó un tiempo trabajando en la granja de Norris y asistiendo a la escuela secundaria Norris. Muchos recuerdan su éxito como estudiante-atleta y cuando se graduó en 1948 de Norris High School, fue a UW-Madison para obtener su licenciatura en Educación y lanzar para el equipo de béisbol Badger.

Después de la universidad, Larry sirvió en el ejército y enseñó en las escuelas secundarias de Princeton y Edgerton antes de que su deseo de ayudar a otros lo trajera de regreso a Norris como maestro. Después de obtener una maestría en administración educativa, se convirtió en director y, finalmente, director ejecutivo de Norris. La carrera de más de 40 años de Larry en Norris se caracteriza por su compromiso de desarrollar a otros brindándoles la oportunidad de aprender y crecer, y lo hizo en sus numerosos roles.

Durante su tiempo como Director Ejecutivo, Larry jugó un papel decisivo en la transformación de Norris de una granja en funcionamiento a un recurso de apoyo para niños y familias. Fue parte integral del desarrollo del campus y los programas de Norris al iniciar la construcción de CA Tuttle Cottage y desarrollar servicios de programas para satisfacer mejor las necesidades de los jóvenes que vivían allí. Como era su estilo, Larry se interesó personalmente en cada joven y dedicó su tiempo como entrenador, gerente y conductor de autobús de los equipos de fútbol, baloncesto y béisbol de Norris que compitieron en la Conferencia WIAA Indian Trails. A menudo se le recuerda por las oportunidades brindadas a quienes jugaron en sus equipos y con frecuencia compartió muchas historias sobre sus jugadores, viajes en autobús, victorias, derrotas y lecciones aprendidas a lo largo de muchas temporadas. 

La pasión de Larry por la fotografía también era evidente ya que frecuentemente grababa eventos, equipos y celebraciones de Norris. Muchas de las fotografías y boletines históricos de Norris fueron capturados y producidos por él e incluían fotografías de actividades, equipos deportivos, logros estudiantiles y eventos, incluida la graduación. Su conexión personal con los chicos de Norris cerró el círculo cuando dirigió las ceremonias de graduación cada año, celebrando su vínculo común con ellos como ex alumno de Norris High School.

Larry estaba casado con su esposa, Sherri en 1953 y estaban criando cuatro hijos cuando, en 1967, adoptaron a cuatro de sus sobrinas y sobrinos para brindarles una familia solidaria a estos niños necesitados. Esta gran familia mixta de diez personas vivió y prosperó en el campus de Norris. Fue un padre dedicado y brindó el amor, el apoyo y la paciencia necesarios para administrar una familia tan numerosa. Con frecuencia bromeaba diciendo que sólo sabía “10% de lo que estaba pasando”. A pesar de esto, promovió exitosamente la oportunidad para que sus propios hijos aprendieran, crecieran y se desarrollaran, mientras demostraba su ética de trabajo, valores y compromiso con su familia, brindándoles apoyo y transporte infinitos a sus diversos eventos. 

En 1993, Larry se jubiló como director ejecutivo de Norris y se mudó a Menasha, WI, donde él y Sherri vivían en la costa norte del lago Winnebago. En su jubilación, su contribución a Norris no terminó: disfrutó de su tiempo como miembro de la Junta Directiva durante más de 20 años adicionales, además de servir en varias otras organizaciones comunitarias en el área de Fox Valley. Su inquebrantable dedicación a su familia, la misión de Norris y a desarrollar lo mejor de los demás fue su mayor fortaleza. Es con gran gratitud que nos despedimos y celebramos su vida y sus logros. Bien hecho, Larry.

Categorías: General